El artista Leopoldo Wallis nos presenta una obra pictórica , la cual puede ser interpretada como una constante recreación del espacio visual dentro de una peculiar y específica propuesta.

Leopoldo Wallis es un artista de la profundidad dimensional la cual ha logrado dominar hasta convertirla en una obra de excelente factura y proyección personal del color y del espacio. Sus espacios son prefigurados consciente e inconscientemente los cuales definen el ámbito especial de sus resoluciones.

Nacido en Venezuela en 1930, su obra se proyecta como una nueva tendencia de dimensión universal. Su trayectoria artística se inicia en la década de los setenta. En esta primera etapa exhibe un neopuntillismo expresado a punta de pincel con colores puros dando prioridad a la forma sobre el fondo. En una siguiente etapa predominan los rostros de múltiples frentes y perfiles superpuestos. Aparecen luego palomas mensajeras portadoras de la paz íntimamente compenetradas con figuras femeninas. Continua su evolución en la llamada Serie Génesis, la cual representa el nacimiento del todo en el espacio ingravido, explosión de líneas y volúmenes en armonía de colores que sugieren la creación de la materia.

Esta evolución nos muestra a un artista en constante búsqueda de una peculiar propuesta constructiva.